jueves, 18 de marzo de 2010

Sobre Thomas Peter Carter

Foto © Karolina Urbaniak 2009


Con motivo del programa monográfico de este jueves sobre Thomas Peter Carter, inauguramos aquí una serie de artículos en la que hablaremos sobre algunos de los (a mi juicio, claro está) más importantes artistas del netaudio.

Carter es un caso representativo de músico que aprovecha las ventajas de Internet y las licencias Creative Commons. Prolífico, ecléctico y abierto a colaborar con artistas de otros países, este joven británico cuenta ya con una abultada discografía que en su mayor parte se puede descargar desde diferentes netlabels.

Son varios los aspectos que se pueden destacar de su música: su bella voz, sus estribillos tan sutiles como memorables y, sobre todo, su variedad. Poca gente puede practicar con la misma convicción y profesionalidad géneros tan dispares como el pop sintético, el folk o las grabaciones de campo.

A medida que ha ido avanzando en su carrera y diversificando sus intereses, Carter ha ido sacándose de la manga pseudónimos que ayudan a poner algo de orden en su discografía.

Al principio editaba toda su música bajo el nombre de March Rosetta, pero después llegaron Menhirs Of Er Grah (folk acústico y dylaniano), Minimal States (electrónica más o menos bailable), Son Clair (grabaciones de campo) y Black Crown (piezas instrumentales que edita de forma comercial a través de Bandcamp y de su propia discográfica, Verlaine Records).

Todos ellos son proyectos en solitario, al margen de las colaboraciones y remezclas de otros artistas que realiza con cierta frecuencia. Hagamos ya pues un repaso a las diferentes facetas creativas de la obra de Thomas Peter Carter.

  • March Rosetta: “voces melosas, guitarra y máquinas de ritmos”.
Se incluyen aquí algunas de sus obras más destacadas hasta la fecha. Beaches Of Snow (2005, reeditado en la discográfica virtual Lunar Flower en 2008) es el más antiguo de sus discos disponible en Internet y ya incluye algunos grandes temas como “Julien”. Moviéndose entre la música ambiental, la electrónica y las baladas, este trabajo de poco más de media hora nos presenta a un artista maduro y con una propuesta muy interesante.

El siguiente paso llegaría con Late In Time (2008, Clinical Archives), sin duda su mejor disco y una de las grandes joyas del netaudio: en diez canciones mezcla el pop sintético más personal con el rock y el jazz, con textos enigmáticos y un sonido pulido hasta el último detalle. Al mismo tiempo que Late In Time, Thomas Peter Carter editó también en Clinical Archives otro disco muy distinto, To Wash Against The Hudson River Running. Se trata de un árido ejercicio de dark ambient que a muchos dejará desconcertados. Pero si se le presta atención y un poco de paciencia se revela como otra valiosa pieza en el puzzle que es la música de Carter. Y como mínimo, cabe rescatar de aquí el tema “Inter Caetera”, donde desempolva la guitarra eléctrica.

Los siguientes dos discos de March Rosetta se dirigieron hacia la electrónica bailable: The Equivalent (2008, Politicide) e In Randomness There Are Numbers (2009, Test Tube). Nuestro pelirrojo protagonista se desenvuelve bastante bien en dicho género, y nada tiene que envidiar a los cientos de músicos de techno y música house que emplean la fórmula del netaudio. Ambos lanzamientos carecen por lo general, eso sí, del toque distintivo que Carter sabe aportar en otros ámbitos.

Este apartado discográfico lo completa el EP recopilatorio Border Lines (2009, Foem), imprescindible aunque sólo sea por el remix de Entertainment For The Braindead. Y por si todo esto fuera poco, en Bandcamp se pueden descargar otros dos lanzamientos de March Rosetta pagando un mínimo de una libra: Young (2008) y Fearless (2009).

  • Menhirs Of Er Grah: “canciones folclóricas desde el corazón”.
Pese a su enorme variedad, la música de March Rosetta no se había acercado en ningún momento al tradicional folk acústico. Quizá por eso, cuando Thomas Peter Carter quiso probar suerte en este estilo lo hizo bajo el nombre de Menhirs Of Er Grah.

Así apareció en 2009, de nuevo en Clinical Archives, el EP Different World. Sus seis canciones no son exactamente el colmo de lo pegadizo, pero sí que capturan a la perfección el espíritu atemporal del folk británico, con algún que otro guiño incluso al blues más añejo.

Este capítulo en la obra de Thomas Peter Carter tuvo su continuación en el EP Mourning Dove, disponible en formato físico y digital de pago en Bendi Records.

Según parece, Menhirs Of Er Grah es asimismo la fórmula preferida de Thomas Peter Carter para sus actuaciones en directo. Prueba de ello son los lanzamientos Live On Vombat RadioLive In London (ambos editados en 2009 en Clinical Archives). En el segundo toca con guitarra eléctrica un repertorio que sin duda está pensado más bien para el formato acústico, y la calidad de la grabación deja algo que desear. Más interesante es el Live On Vombat Radio, porque además de ofrecer una interpretación desenchufada y con armónica, incluye al final una entrevista en la que Carter habla entre otras cosas de cómo descubrió la música de Bob Dylan (una pista: fue con un disco que no figura ni mucho menos entre los más aclamados del genio de Minnesota).

  • Minimal States: “electrónica cinemática”.
En los últimos tiempos da la impresión de que Carter ha dejado aparcado el nombre de March Rosetta. Los trabajos que saca como Minimal States siguen la línea de The Equivalent, con un sonido menos discotequero y más cercano en ocasiones a la intelligent dance music (IDM), así como a las manifestaciones más minimalistas y ambientales.

Ahí tenemos City Of Buffalo (2009, Clinical Archives) y las dos primeras partes de una trilogía que piensa editar en la netlabel portuguesa Test Tube: Like A Photograph y Liberty Hoax (ambas aparecidas también en 2009). Para quienes quieran seguir explorando los distintos recovecos de la música electrónica de la mano de Thomas Peter Carter.

  • Son Clair: “instantáneas de la vida a través del sonido”.
Cuando parecía que no le quedaba nada nuevo por probar, nos sorprendió con From The Bridge (2009, Konkretourist), un collage de quince minutos con grabaciones de campo de los sonidos del tráfico que se escuchan, según su propio nombre indica, desde un puente.

Como suele suceder en este género, el contenido musical en términos convencionales es aquí mínimo: la función del artista pasa más bien por seleccionar el lugar de la grabación para luego elegir y ordenar los fragmentos sonoros hasta darles significado. De Son Clair también se pueden descargar las grabaciones Up On The Hill (2009, Frozen Elephant’s Music) y London Soundmap (2009, Impulsive Habitat). La primera recoge los sonidos de una pequeña iglesia, mientras que la segunda hace un recorrido por distintos lugares de la capital londinense.

Como ya mencionaba antes, Thomas Peter Carter tiene otro proyecto más de música instrumental, Black Crown, cuya música se puede comprar desde Bandcamp. Sólo puedo decir que gente como él aporta prestigio al netaudio, y que hay que apoyarlos cuando legítimamente ponen a la venta algunos de sus discos.

Y como resumen, ahí van los que podrían ser sus cinco mejores lanzamientos de cuantos hemos mencionado hasta ahora y están disponibles en descarga gratuita y legal.


Entradas relacionadas: