miércoles, 30 de junio de 2010

Sobre Ergo Phizmiz

Ergo Phizmiz


¿Por dónde empezar a hablar de Ergo Phizmiz? Si echas un vistazo a su biografía oficial (en inglés), podrás darte cuenta de que estamos ante un compositor tremendamente prolifíco, puede que hasta demasiado.

No obstante, su creatividad y eclecticismo casi no tienen parangón dentro del netaudio (la única competencia la puede plantear en mi opinión el argentino Adrián Juárez, aunque algunos mencionarían también a Tom Fahy). Hay por supuesto otros muchos grandes músicos dentro de la música libre, pero pocos pueden postularse como sucesores de Frank Zappa o John Zorn (ni falta que les hace tampoco).

Entre sus intereses, Ergo Phizmiz menciona "los efectos de sonido, las grabaciones de campo, las bandas sonoras, la ópera, la música religiosa, el rock, la comedia, el dadaísmo". Nótese que no ha dicho nada sobre el free jazz, el ambient, el minimalismo o la electrónica experimental, que son géneros más en boga entre los compositores contemporáneos.

De todo eso también puede haber rastro en su música de forma ocasional, pero queda claro que este artista británico maneja unas influencias desafiantemente anticuadas. Hasta su concepto del rock parece atascado en los sonidos más garajeros de la  Velvet Underground.

Le mantienen en el presente, eso sí, su pasión por los samplers y la manipulación sonora (a veces cercana a las plunderphonics de Joe Oswald), así como su interés por reinterpretar la música de artistas de los años noventa en adelante, como Prodigy o Lauryn Hill. Aunque incluso esa faceta suya no hace sino recordarnos aquella lejana época en la que los músicos se tomaban prestadas las melodías unos a otros sin mayor trauma.

Así las cosas, las emisoras de radio más abiertas de miras (BBC Radio 3, Soundart Radio) han sido hasta ahora el principal cauce de salida para la obra de Ergo Phizmiz.

También The Faust Cycle (el trabajo de 14 horas que en cierto modo le ha convertido en una figura conocida dentro del netaudio) es una obra que parece pensada para la ondas. Su narración y efectos sonoros enlazan con la tradición de los seriales, y por su duración probablemente no se habría editado nunca en formato CD.

Menos mal que también está Internet y la música libre, por la que Ergo Phizmiz ha apostado de forma decidida (hace poco inauguraba su propia netlabel, Chinstrap Music). Si hacemos un repaso a su discografía disponible en descarga gratuita, podríamos dividirla en las siguientes categorías, aunque seguro que me dejo cosas en el tintero.

  • Canciones pop
Puede ser la mejor forma de empezar, teniendo siempre en cuenta que la música de Ergo Phizmiz es mucho más. Con una buena calidad de sonido y un repertorio que incluye algunas de las más adorables cancioncillas que aparecerían en The Faust Cycle (como "Monkeystage" o "Celia"), no puedo más que recomendarte la grabación en directo Live In Warsaw.

Y no olvidemos tampoco el simpático single Volcano!, que incluye una remezcla dub.
  • Versiones
Ya hemos comentado el gusto algo perverso de Phizmiz por desfigurar canciones ajenas. Prueba de ello es la reinterpretación en clave acústica de todos los temas del álbum de Prodigy Music For The Jilted Generation. O Arff & Beef, donde toca grandes éxitos de R'n’B (en serio) y versiona en su integridad otro disco, el White Light/White Heat de la Velvet. Y por último cabe mencionar su álbum junto a The Midnight Florists, el teóricamente fiestero Now That's What We Pump At The Party. ¿Se te ocurre cómo puede sonar en sus manos el "Mambo Nº 5"? Pues ahí lo tienes.
  • Piezas instrumentales
Earballet: Don Quixote es seguramente la mejor opción para empezar a adentrarse en las piezas instrumentales de Ergo Phizmiz: dura sólo 15 minutos y resulta bastante accesible.

Luego están el recopilatorio Nose Points In Different Directions (más bien un cajón de sastre donde tienen cabida otros géneros) y la colección de miniaturas Outtakes from 'The Snow Flea', ambos para los ya iniciados.

  • Collages sonoros
Se diferencian del apartado anterior por el uso más extensivo de samplers, es decir, fragmentos de grabaciones ya existentes, y a menudo antiguas.

Incluimos aquí Turkey Party, en el cual los villancicos se suman a su habitual arsenal de sonidos easy listening, y dos extensos trabajos concebidos para la radio: Phuj Phactory y Sticky White Glue.


  • The Faust Cycle
Todo lo anterior ha tenido su culminación con este trabajo editado en la netlabel alemana Headphonica, y esta vez sí, la cosa encaja a la perfección. Siempre y cuando estés dispuesto a seguir durante más de 14 horas las peripecias del propio Ergo Phizmiz en la casa del doctor Fausto, claro.

Y no olvidemos que esta monumental obra ha dado como lugar también la edición de una selección de piezas instrumentales (menos variadas pero a mi juicio de una calidad superior a las de Nose Points In Different Directions), un single con dos de las mejores canciones del ciclo y una colección de remezclas a cargo de artistas como los japoneses Satanicpornoshopcult. Por si fuera poco.

Me imagino lo que estarás pensando. Yo también siento que la amplitud de esta discografía me sobrepasa, pero me atrevo a recomendar cinco de sus trabajos. Más allá de ahí, no me hago responsable ;-)
Y este hombre acaba de empezar, como quien dice. Apenas terminó con el Faust Cycle ya estaba anunciando el estreno de The Mourning Show, una ópera sobre el DJ Chris Evans. En breve sacará su primer CD oficial, Things To Do And Make, y la semana pasada le dedicaban una confusa reseña en The Guardian. Por tanto, concluyo esta parrafada como la empecé, con una pregunta. ¿Quién sabe lo que le espera a Ergo Phizmiz a partir de ahora?

Entradas relacionadas: