viernes, 2 de julio de 2010

'The Faust Cycle', primer cacho

Pues después de nuestro artículo sobre Ergo Phizmiz y del programa de este jueves, ha llegado el momento de ponernos manos a la obra y detallar lo que ocurre en el primer cacho (del inglés chunk, término empleado por el propio autor) del Ciclo de Fausto. Esta obra de 14 horas de duración adopta la forma de un serial radiofónico, con narraciones acompañadas de canciones, piezas instrumentales, collages sonoros y Dios sabe qué más. Para que te orientes mejor, encontrarás indicaciones en horas, minutos y segundos para localizar cada parte, sobre todo las que hemos puesto en el programa.

Portada de 'The Faust Cycle'


  • "Divination" & "Dick And Liz Expound"

Al igual que han hecho recientemente en el cine Charlie Kaufman con El ladrón de orquídeas y Guy Maddin con Brand Upon The Brain!, el artista se convierte en el protagonista de la historia. Así que Ergo Phizmiz llega a la casa del doctor Faustus para entregar un paquete. Tiene curiosidad por conocerle y quizá intercambiar algunas palabras con él y tomar un café. Por cierto que este monólogo inicial (0:00:00-0:01:04) forma la base del "To See The Doctor RMX" de Gurdonark que pusimos en el programa del miércoles y que curiosamente cierra la colección de remezclas The Faust Re.cycled.

El doctor Faustus es un famoso alquimista que según deducimos de la letra de una especie de mambo que suena a continuación (0:01:04-0:03:41), solía dedicarse a la medicina, pero se cansó e hizo un pacto con el diablo. Ergo comprueba la dirección, y llega a una gran casa antigua. Hay música en el jardín, un jardín que está muy crecido y parece ser mágico. Y entonces…

La puerta se abre y se cierra sola (0:04:54); como en todo buen serial, los efectos de sonido tienen un papel destacado. Ergo entra y ve que el recibidor está lleno de pájaros, y de cientos de jaulas abiertas. No hay señal de Faustus, a quien tiene entregar un paquete, y encuentra tres escaleras que llevan a caminos distintos. Hay además una bicicleta donde están posados incontables pájaros. Como nuestro protagonista no quiere ser maleducado ni molestar a los pájaros, prefiere no gritar e inicia la búsqueda del doctor. “Esto parece una película de fantasía de los años 80”, comenta acordándose de David Bowie en Laberinto. ¿Y por qué no dejar el paquete simplemente por ahí? Imposible, Faustus tiene que firmar. Vaya lío.

Ergo coge la escalera de la izquierda, pensando que no tardará mucho en encontrar al doctor. Toca en una puerta, la abre y se encuentra a Marcel Duchamp, dando clase a un montón de gente vestida como pájaros. Lo que viene acto seguido es una curiosa canción (0:07:27-0:12:07) en la que Duchamp "aprende a rapear" (así lo explicaba Phizmiz en sus 46 razones para descargar el Ciclo de Fausto).

Creo que a estas alturas ya te habrás dado cuenta de que la inspiración viene aquí sobre todo de la música europea anterior a 1950, prácticamente no encontramos influencias modernas salvo en las técnicas que utiliza el compositor para deformar el material sonoro. Pero volvamos a la historia. Ergo había entrado en la habitación donde Marcel Duchamp estaba hablándole a un montón de gente con trajes de pájaro. De repente, Duchamp interrumpe su discurso y todo el mundo mira a Ergo, que prefiere marcharse. Luego habla en el pasillo con uno de esos hombres pájaro, quien le dedica una diatriba con fondo musical de easy listening (0:12:43-0:15:56), y decide volver a la planta baja.

Boris Lermontov, el director del ballet
en 'Las zapatillas rojas'


Allí se encuentra con dos personajes de la película The Red Shoes (Las zapatillas rojas en español) de Powell y Pressburger. Y por si fuera poco, aparece un cuarteto de cuerda en bicicleta tocando una pieza del compositor checo Janacek (0:18:34-0:19:58).

La discusión entre el joven compositor y el director del balé sacada de la película Las zapatillas rojas no llega a ninguna parte, más que nada porque cae en un bucle. Pero de repente el suelo se diluye, desaparecen estos personajes y aparece un viejo con barba en una barca tocando un piano de cola (0:21:01-0:23:19).

Ergo se había subido a las escaleras y por eso no temía ahogarse, pero se da cuenta de que todo era una ilusión cinematográfica. La proyección de un horizonte aparece en la pared y la nave desaparece. Vuelve el cuarteto a tocar Janacek, y aparece un muñeco mecánico que baila y al que los músicos le dan cuerda. Nuestro protagonista se pregunta si Janacek es el compositor favorito de Faustus.

Hemos ido encontrando ya los elementos en torno a los que va a girar la historia del Ciclo de Fausto a lo largo de sus 14 horas de duración (los pájaros, el autómata). En lo musical, se mezclan partes originales con otras sacadas de grabaciones antiguas y manipuladas. El caso es que Ergo, que por primera vez ha confundido la realidad con la ficción al ver la barca, grita el nombre del doctor y molesta a los miembros del cuarteto de cuerda (0:24:46-0:29:00).

Lo que de verdad le ocurre a Ergo es que está cansado y quiere irse a la cama. Dicho y hecho: ahora se ve en un cuarto que más que dormitorio parece un cine. Y empieza a proyectarse una vieja película "en blanco y negro, pero teñida de azul" y llamada Gretchen (0:30:12-0:33:17). Quédate con ese nombre, que luego será importante.

Cuando termina, se proyecta otro cortometraje y después de una reprise instrumental del mambo del comienzo llega un collage sonoro de una hora de duración (¡!) que ocupa la parte central de este primer cacho del Ciclo de Fausto (0:37:34-1:34:57).

Los primeros 37 minutos de esta obra habían sido más o menos accesibles, pero ahora llega este extenso collage que supone un poco una prueba de fuego para el oyente. Aunque que si la superas, entonces acabarás escuchando las catorce horas completas antes o después. El collage concluye con el sonido de una caja de música, y acto seguido se retoma la acción.

  • "The Legend Of George Scrape"

Lo siguiente es que Ergo se encuentra con un ventrílocuo y su muñeco, que le van a contar la historia de George Scrape.

Se trata de un niño un poco raro, que siempre iba acompañado de una muñeca de plástico a tamaño natural y se pasaba los días encerrado en su cuarto y hablando solo. A sus padres les traía de cabeza, pero eso no le impedía cantar de vez en cuanto (1:55:18-1:57:54).

La cosa no tiene arreglo y a George Scrape lo someten a un tratamiento de electroshock. Un día se escapa y acaba en un circo. Allí se da cuenta de que lo que quería hacer era ser un ventrílocuo, y empieza a practicar con un mono del circo. Después de un debut desastroso, un enano le da la fórmula del éxito y su canción triunfal tiene bastante gracia (2:27:02-2:30:14).

Sin embargo, el pobre Scrape acaba cayendo en desgracia por un lío de faldas. El propósito de esta historia dentro de la historia principal (y que ha centrado la parte final de este primer cacho del Ciclo de Fausto) es probablemente desarrollar el tema de los autómatas, muñecos y marionetas, que cobrará relieve muy pronto.

  • "From The Toilet Of Despair"

Por último, encontramos una improvisación (2:41:46-2:53:26) entre Ergo y James Nye, el colaborador más importante de cuantos van a aparecer en la obra. Se titula Desde el inodoro de la desesperación (otra premonición), y algunas de estas melodías se volverán a usar en partes posteriores. Y fin, la semana que viene más.

Puedes leer otro análisis (en inglés) sobre el primer cacho del Ciclo de Fausto en el blog Cerebral Rift: Day OneDay Two.

Entradas relacionadas: