lunes, 26 de julio de 2010

‘The Faust Cycle’, cuarto cacho

¡Ya queda menos! Vamos con el repaso a este cuarto cacho del Ciclo de Fausto. Hasta ahora, Ergo se ha encontrado con un montón de personajes y ha pasado por las situaciones más surrealistas, como verse convertido en un muñeco de madera o perder su alma al tirar de la cadena del retrete.

  • “The Bird Machines”

Y no sabemos, de hecho, si después de su viaje por las alcantarillas de la casa llegó a recuperarla. El cuarto cacho comienza con unos sonidos orquestales acompañados del piar de los pájaros. Ergo se despierta en una sala alargada y vuelve a encontrarse con Marcel Duchamp, que está desnudo sentado en una silla, fumando y dando clase a cincuenta pajaritos sentados en el suelo (0:00:00-0:03:10).

Se trata de la segunda aparición de Duchamp en el Ciclo de Fausto, después de que Ergo se lo encontrara justo al comenzar a explorar la casa. Pero algo distrae la atención de nuestro protagonista: una musiquilla anuncia la llegada de un gramófono con cuatro patas. Es un modelo de tecnología anticuada pero al que se le han hecho modificaciones: cuenta con un mecanismo para cambiar de disco automáticamente, y sus patas se asemejan a las de un mandril.

Y este gramófono no se ha acercado a Ergo para alegrarle el día, sino para que escuche la música que acompaña al Libro de los pájaros del doctor Faustus (0:04:06-0:08:37).

La presencia de las aves ha sido casi constante a lo largo del Ciclo de Fausto, y ahora vamos a poder escuchar tres piezas instrumentales que representan a otras tantas especies. De la boca del gramófono sale el libro, es una obra de Faustus con asesoramiento de Joseph Cornell.

Al abrirlo, Ergo aparece en otra habitación con puertas. En una de las paredes se muestra una proyección de esqueletos de pájaros. No hay otra cosa que hacer, salvo mirar por la cerradura de las puertas o leer el libro. Y lo que viene ahora parece sacado de un curso de ornitología: vamos a escuchar tres piezas dedicadas al chotacabras (0:11:16-0:19:36), el pato (0:20:56-0:28:14) y el cuco (0:29:14-0:41:18) respectivamente, precedidas por las correspondientes descripciones científicas de cada especie.


Y después de tanta música aviar (la patosa, en concreto, encaja a la perfección), todavía le quedó tiempo al doctor Faustus para diseñar una cuarta máquina de pájaros, que todavía no está terminada (0:41:48-0:48:41). Tras escuchar sus sonidos, Ergo se da la vuelta porque algo le persigue. A una nueva canción (0:49:11-0:52:37) le sigue una larga sección instrumental, con sonidos de percusión y préstamos de grabaciones antiguas  (0:54:12-1:28:32).

  • “The Abduction of the Object”

A continuación, escuchamos una oda a un personaje fantástico del folclore anglosajón: el hombre de arena que nos trae el sueño, "The Sandman" (1:28:33-1:32:32). Buen momento para reflexionar sobre lo que le ocurre a Ergo cada vez que se queda dormido. Esta bonita canción aparece también en la grabación en directo Live In Warsaw, disponible en el Free Music Archive y donde Ergo repasa junto a otros dos músicos su catálogo más cercano al pop-rock.

 El siguiente tramo de este cuarto cacho, por cierto, está dedicado otra vez a un collage con grabaciones antiguas (1:32:32-1:39:40). Y durante todo este rato, Ergo ha estado persiguiendo a un pájaro pardillo, que por eso se había dado la vuelta. En medio de este absurdo juego, se da cuenta de que ha perdido el paquete que tenía que entregar al doctor Faustus, aunque resulta increíble que todavía lo guardara consigo, con todas las cosas que le han pasado. Y persiguiendo al pardillo por los pasillos de la casa acaba en un auditorio lleno de gente vestida de pájaro. Y entonces, redoble de tambores... ¡el doctor Faustus sale al escenario! Se trata de la primera vez que lo vemos en persona, ya que en el segundo cacho aparecía en una película pero interpretado por un actor. Faustus está acompañado de una muñeca mecánica que ya habíamos oído nombrar antes.

Orgulloso, el doctor va a explicar la creación de los mecanismos que harán de la muñeca Eloise un ser que se mueve y habla, descrita a través de un curioso collage sonoro (1:47:19-2:02:08). Hay cinco procesos necesarios: el mecanismo para pensar, el mecanismo de acción, el mecanismo de habla, el mecanismo de decoración y por último, la vestimenta. A ese último paso se le dedica su propia canción (2:02:12-2:03:47).


Acto seguido, Ergo resume una historia en la que una muñeca cobra vida pero acaba rompiéndose. No te quiero revelar si ése será el destino de Eloise, en vez de eso presta atención a la primera conversación que tiene ella con el doctor Faustus, quien la invita a bailar. Él puede ser un genio y todo eso, pero habla como un viejo verde...

Ergo se da cuenta de que ya había visto a Eloise antes, tocando el violín y junto a la máquina de pájaros, pero su verdadero atractivo se le ha revelado ahora que está terminada. Le parece encantadora, el único problema es que no tiene dientes. En un arrebato, Ergo salta al escenario, golpea a Faustus con un trombón robado a la orquesta y huye con Eloise. Ahí queda suspendida la historia al final de este cuarto cacho donde han reaparecido con más importancia que nunca esos dos elementos centrales del ciclo, los pájaros y los autómatas.

En el plano musical, escuchamos por último una reprise de "The Sandman" (2:22:28-2:26:31), junto a lo que parece una grabación de baja fidelidad de un concierto para piano y voz (2:26:32-2:29:27). Y para terminar, el piar de más pájaros (2:29:27-2:36:07). Por supuesto.

Y el análisis (en inglés) del ciclo en el blog Cerebral Rift termina con el Day Seven y el Day Eight.  

Entradas relacionadas: